miércoles, 27 de enero de 2010

Siempre esperando, ¿y quién apareció ante mí?

Estando tanto tiempo observando distraido,
los días, las semanas, los meses pasan
sin sentirlo, sin dejar ningún rastro detrás.

Un buen día te presentaste sin invitación,
y me dijiste... ¿hablamos? y sin más
empezamos a charlar, primero a través
de mensajes de la red, después por una
pantallita del conocido messenger.

Y al poco terminamos facilitándonos
los móviles, esos aparatillos sin los cuales
ya no podemos vivir.

Son esperanzas, son deseos puestos
en la balanza de la vida, del pasado,
del presente y del futuro.

El desenlace es incierto, ya que aún
está por decidir, pero como está
sin escribir, espero poderlo
ver por mi mismo, sin más.

2 comentarios:

SONIA MARIA dijo...

Me siento identificada con este mensaje, mi deseo no era hacer daño y creo que lo hice.... el resto no voy a escribirlo aquí, no se lo que buscabas o lo que querias encontrar....., simplemente creo que no eres para mí y que te mereces lo mejor.
Siempre seré tu amiga y cuando quieras hablar hay estare para escuchar.

Foofighter dijo...

Querida Sonia, lo que yo quisiera y pude o no encontrar tú y yo no lo pudimos comprobar por qué no tuvimos tiempo... dentro de esas premisas quién sabe.
Yo quería salir en plan amigos y conocerte como persona, sí hubiese pasado algo el tiempo lo hubiese dicho, ese era mi deseo... muchas veces me precipité y muchos desengaños ne llevé.
Claro que quiero ser tu amigo, también puedo escuchar...
Un abrazo