martes, 26 de enero de 2010

Despacio, despacito me hundo en el abismo

Cansado estoy de sentir cansancio
harto esto de tanto quebranto,
quemado de estar entristecido,
hartado de perder a gente
que dijeron ser mis amigos.

Nunca dejo de pensar en todo,
cada día me siento un poco más sólo,
el silencio sólo es el que me da respuesta,
por mucho que grito sólo es el sonido
impávido de la soledad lo que recibo,
nada encuentro de normal en ello.

Mi vida da tumbos sin parar, mi vida
no tiene sentido y me he cansado
de girar, de dar vueltas sin ton ni son.

Enderezar debería de poder todo esto,
pero la decepción que llevo hasta el
momento ha ido minando mi atrevimiento,
destrozando mis bases, no dejando
ningún elemento de sustento.

El reloj que mide el tiempo, con su sonido
monocorde provocará algún que otro
vistazo hacia atrás, viendo que lo pasado
quizás no estuvo tan mal.

Es el negro futuro el que nada me ha de aportar,
es en todas esas ocasiones en las que casi
da miedo hasta respirar, sólo veo
negros nubarrones....

¿Ésto algún día cesará?...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Claro que pasará..detras de toda nube negra viene el sol, y si tienes suerte , así yo lo creo, ese sol vendrá con un precioso y amplio arcoiris.
Un beso
Nessa

estrella dijo...

Todo pasa... y todo queda...
decia el otro poéta.
¿Cómo no va a pasar? Claro que si, ya verás.
Nadie podrá quitarte lo que estás aprendiendo por esos caminos con tu Tatamóvil...
Mira bien a tu alrededor y verás más que lo que esperas encontrar en la distanca.
Besitos

Anónimo dijo...

Yo me he sentido así un montón de veces. Es inevitable, es nuestro cuerpo-dolor que nos domina. Pero siempre hay que recordar que está todo en nuestra mente, que el ego quiere hacer de nosotros unos sufrientes eternos. Y nosotros somos más que la mente. Debemos pensar únicamente en el ahora, un paso detrás de otro y nada más.
Besos.