jueves, 13 de septiembre de 2007

Crónica; HUÉSPED en la Sierra de los Molinos


Entre la vida y la muerte…

Últimos suspiros de aliento,
el diagnóstico es grave,
le advirtieron antes de ser inquilino de la habitación
de uno de sus principales viajes que le llevaría a su consecuente destino,
destino que no acaba pero que pesa y a la vez libera.

Alguien de aspecto dulce le dice susurrante…
no te preocupes todo saldrá bien,
te cuidaremos, y pronto todo pasará.
Mientras alrededor se clavan en él miradas de desesperación y dolor,
con otras… las implicadas pero más distantes
que registran rutina, frialdad y superficialidad.

La ruleta ya marcó la próxima casilla…
son tantos los recuerdos…
son tantas las cosas que no pude hacer…
…por qué no iría a su encuentro…,
necesito verla para decirle que toda mi vida la amé,
necesito decirles mostrarles que con esfuerzo se apañarán sin mi,
...necesito…
… necesito…
necesito mas tiempo pero me es imposible tenerlo.

Siempre tuve dinero y casi todo solucioné,
pero esta vez no puedo comprar tiempo,
un tiempo que me llevará posiblemente a la paz…
posiblemente a un olvido,
¿acaso tendré paz después…?
…si me invade una gran desesperación…,
pero sé que hasta eso pasará,
porque ya mi mente no aguantará
al igual que mi alma no aguantará esta tortura que me ha de llegar.

….Ya no sé que día es hoy…
ni a penas distingo el lugar en el que mi mente se encuentra,
ni puedo respirar,
es tan grande la angustia,
…ayúdame pido sin cesar,
…y mi compañero ya no esta,
…podrá decirme esta noche…
cuando viaje de nuevo a ese lugar a ese sueño real…,
¿que todo está bien?

Mi compañero siempre me confesó su miedo y pánico
pánico al dolor…
pánico a la soledad…
terror a un viaje sin retorno a ninguna parte,
tal vez terror a quedarse atrapado en un infierno que no acabaría nunca.
No niego que yo también le tuve
pero por alguna extraña razón fui mitigándole según avanzaba.

¿Serán verdad los seres que me acompañan?
mi madre mi familia y mis amigos,
incluso aquel hombre y esa niña especial,
…entran en mi habitación, aun sabiendo que nadie abre la puerta,
¿será una alucinación mía? ¿del entorno y la circunstancia?…
…aunque sé que es real,
pero no me dicen nada más que… no te preocupes,
pronto pasará y con tranquilidad y sosiego entenderás,
no te resistas a este parto.

… Y me llenan de tranquilidad
como la señora que me cogió la mano
y me tocó la frente al entrar a esta celda del dolor que es este sanatorio.

Nunca pensé estar aquí
antes vine a verle a él,
pero nunca jamás pensé que yo seria el próximo
y encima sin volante de vuelta a mi hogar,
en realidad… ¿cual será mi verdadero hogar?

A penas puedo suspirar, ni llorar,
estoy tan sumido en la certeza del proceso que supera todo lo demás,
algo me esperará,
pero no me quiero quedar entre estas cuatro paredes por más tiempo,
necesito salir de este cuartel de dolencias, torturas y agonías,
sé que mi alma levantará y marchará,
y entonces no me quedaré por más tiempo,
ni un segundo más,
ni parte de una eternidad jamás.
Buscaré lo que me quedé sin tener,
prometo que lo haré.
Nunca moriré, la muerte no existe,
así lo sé.

…Amada mía no llores, siempre te cuidaré y amaré esté dónde esté
Amados míos nunca os dejaré
… mi amor aún crece más con tan gran dolor
…que pronto sé que cesará…


No lloréis…

…Pues ya me queda menos…


.Pkv.







2 comentarios:

Anónimo dijo...

me encanta

Pekeñavista dijo...

Gracias encantad@ :)